La UX (experiencia del usuario, por su abreviación en inglés) puede parecer un trabajo ingrato, ya que tus mejores esfuerzos para crear un diseño intuitivo, coherente y fluido tienen como fin último ser algo que los usuarios perciban como normal y, por lo tanto, pase desapercibido. Por otra parte, si la experiencia del usuario es mala, tu sitio web definitivamente llamará la atención.

Los seres humanos somos muy buenos desobedeciendo instrucciones y comportándonos de manera impredecible. Estas son solo dos de las luchas eternas de un diseñador de UX. Sin embargo, las fallas de un mal diseño de UX recaen en los hombros del diseñador, no del usuario.

Incluso los grandes diseñadores pueden cometer errores que dificultan el uso de los sitios. Con esto en mente, gracias a los chicos de 2×3, hoy te ofrecemos este artículo sobre los errores de diseño web que debes evitar en cuanto a experiencia del usuario.

errores de diseño web que debes evitar en cuanto a experiencia del usuario.

La puerta Norman

Don Norman se desempeñó como arquitecto de experiencia del usuario para Apple en los años 90, fue cofundador del grupo Nielsen Norman y tiene títulos tanto en ciencias cognitivas como en psicología. Sin embargo, se le conoce mayormente por acuñar el ejemplo más inmediato y familiar de un mal diseño: la puerta Norman.

La puerta Norman es esa puerta en el pasillo de tu oficina por la que has entrado cientos de veces, pero aún así, empujas en lugar de halar. Es la puerta en la entrada del banco con la manija vertical que hace un escándalo para advertir a los otros clientes que intentas entrar con entusiasmo mientras te insiste en que vayas en la dirección opuesta. Es esa puerta cuya mera existencia te hace molestar, que te espera desafiante e impasible en algún lugar recurrente de tu vida diaria. Quizás en ese sentido, la puerta Norman es una proeza de diseño.

Pero, ¿por qué?

¿Por qué una puerta debería tener instrucciones?

En un cierto nivel de complejidad, tu diseño requerirá algo de estudio por parte del usuario. Un buen diseño de UX incorpora la capacidad de descubrimiento: la capacidad de descubrir qué operaciones puede realizar un diseño.

Las pistas visuales, opiniones de terceros y la anticipar las acciones de los usuarios a través de pruebas e investigaciones permite crear características que los usuarios puedan descubrir con muy poca interacción. Cuando una de las funciones de tu sitio permanece en una esquina de la pantalla sin que nadie la note o la evitan a toda costa, has diseñado una puerta Norman.

Solipsismo

¿Cómo podemos probar que cualquier otra persona es real? ¿Quién dice que no estamos simplemente viviendo un sueño en donde solo nuestra conciencia es real? ¿Quién podría probar eso?

Todas estas son excelentes preguntas, aunque es mejor dejarlas a los filósofos franceses fallecidos hace mucho tiempo y no a tu equipo de UX.

Sin investigar, probar y crear prototipos es fácil diseñar un producto para ti mismo. No obstante, estás tratando con otros seres conscientes. Las innumerables horas que pasas estudiando tu sitio web, aplicación o invención generan una especie de miopía ante los defectos y aspectos intuitivos de tu diseño.

Las opiniones de tu equipo no son suficientes para evitar que un producto tenga fallas graves de diseño de UX, ya que podría parecer perfecto desde una perspectiva interna. Es por esto que debes llevar a cabo una investigación tanto cualitativa como cuantitativa durante el desarrollo.

Las opiniones de tu equipo no son suficientes para evitar que un producto tenga fallas graves de diseño de UX, ya que podría parecer perfecto desde una perspectiva interna

Enjaular a los usuarios

Las pruebas exhaustivas pueden de todos modos no anticipar el comportamiento de los usuarios y dejar tu diseño muy mal preparado para su lanzamiento al mundo real.

Con esto en mente, la solución más simple es quitarle el control a los usuarios. Al menos este parece ser un enfoque erróneo que afecta al diseño de UX.

Dificultades para desplazarse por las páginas e incesantes llamados a la acción son ejemplos de malas prácticas de UX que acorralan a los usuarios.

Lograr que el usuario sienta que tiene el control es fundamental para un buen diseño de UX; quitárselo es un fracaso asegurado. La mejor manera de ganar una suscripción o conseguir una venta es cultivando una relación con el usuario a través de contenido de calidad, un diseño de UX excelente y un producto competitivo. Si logras esto, no tendrás que rogar por una suscripción. Por otra parte, las ofertas mediocres no te generarán ninguna conversión, sin importar cuantas veces se las presentes a tus usuarios.

Ignorar a los usuarios móviles

Casi no hace falta decir que no puedes darte el lujo de ignorar el diseño adaptable a dispositivos móviles con cualquier producto que planees sacar al mercado, ya que muchos productos están dirigidos estrictamente a usuarios móviles.

Sin embargo, normalmente los diseñadores modernos y competentes de UX no ignoran los dispositivos móviles por completo, sino que ignoran qué tan diferente puede ser la experiencia móvil dependiendo del dispositivo que se use. El diseño web adaptable asegura que tu sitio web funcionará en diferentes dispositivos, pero no asegura que funcionará bien.

Hacer un buen prototipo implica tratar cada punto de acceso potencial como una experiencia distinta.

El punto común para la mayoría de los contratiempos de UX suele originarse en las pruebas y la investigación. Incluso al equipo más talentoso de diseñadores se le ocurren solo una serie de escenarios posibles cuando trabajan de forma aislada. Números concretos, encuestas cualitativas, pruebas por parte de usuarios y más pruebas siempre añadirán una capa adicional de barniz a tu producto final.

[Total:0    Promedio:0/5]

Pin It on Pinterest

Share This